Guantánamo: la sequía es más preocupante que las lluvias

Compartir...

Embalses de GuantánamoGuantánamo.- La prolongada sequía preocupa hoy más a los guantanameros que las fuertes e intensas precipitaciones pronosticadas para las serranías de Granma,   Santiago de Cuba y de esta provincia, y que al menos en este territorio extremo oriental hasta hoy  brillan por su ausencia.

Contra lo anunciado, la humedad prevaleció discretamente en la parte llana de Guantánamo, y en particular la zona más seca del país: la franja costera sur, extendida desde  la Loma de la Gobernadora (en los límites del municipio cabecera y San Antonio del Sur) , hasta Maisí.

Todos pertenecen al litoral guantanamero y a la única región semiárida del archipiélago,  pero mientras en Caimanera –también localizado en ella- e Imías, ubicado en su parte central, descendieron en la etapa láminas promedio de 90 y 65 milímetros (mm) , respectivamente, en Niceto Pérez las lluvias fueron más discretas.

Raúl del Olmo Juan, especialista del Centro Provincial de Meteorología (CPM) explicó a ACN que  la humedad  actual es insuficiente para  elevar el volumen de los embalses del territorio, aunque la poca que se reporta en Niceto Pérez, donde radica la presa La Yaya, pudiera contribuir a que esta no retorne al llamado volumen muerto.

Para aumentar el nivel de ese reservorio es preciso también que llueva en el vecino municipio santiaguero de Songo-La Maya, donde nace el río Guantánamo, fuente de abasto de la mayor represa guantanamera, actualmente al 20 por ciento de llenado.

El Puesto de Mando de la Dirección Provincial de Recursos Hidráulicos en su reporte diario significa, sin embargo, que en el municipio de San Antonio del Sur, donde radica el mayor emporio hortícola y varios de sus pluviómetros, estos registraron 32 mm.

Esa lluvia media descendió donde debía e hizo posible trasvasar durante las 24 horas recientes 47 mil metros cúbicos desde el río Sabanalamar hasta el embalse Pozo Azul, actualmente al 89 por ciento de su capacidad, con más de 13 millones de metros cúbicos en su vaso y reservas de agua para un año.

Esta es tal vez la noticia más alentadora para cooperativas y unidades básicas de producción del mayor polo agroproductivo de la provincia, aunque también resulta positivo la afirmación dada a conocer por el CMP: “En todo Guantánamo llueve, pero en ningún lugar en exceso”. 

Todo lo anterior, a pesar de la vaguada que prevalece sobre Cuba y el mar Caribe, que según el Instituto de Meteorología, podría interactuar “con una vaguada superior que se moverá al este sobre la región central, mantendrá alta la probabilidad de lluvias en la región oriental”.

Guantánamo, al igual que el resto del archipiélago, ha experimentado anomalías climáticas, o cambios transitorios, incluidos el incremento de las lluvias invernales (noviembre-abril) y retraso del período húmedo, en el cual  nos  adentramos el día primer día de este mes y durará hasta octubre. 

Pero no es ninguno de esos cambios, sino el aumento de la sequía y de las grandes precipitaciones (en ocasiones en el período seco), lo que más preocupa a la comunidad científica del territorio cubano más al Este de La Habana, y por supuesto a la población, a la cual como estrategia se le alargó el ciclo de entrega de agua, sobre todo en la sexta urbe más poblada de Cuba.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × uno =