Franceses protestan contra violencia policial y polémica ley

Franceses protestan contra violencia policial y polémica ley

Compartir...

Franceses protestan contra violencia policial y polémica ley

Miles de franceses de diversas generaciones y sectores de la sociedad protestaron en París y otras ciudades contra la violencia policial y un polémico proyecto de ley de Seguridad Global.

Por segundo sábado consecutivo se produjeron concentraciones y marchas con carácter nacional, en esta ocasión con el incentivo de repudiar recientes casos de uso excesivo de la fuerza por agentes, como el desalojo de un campamento de inmigrantes y la golpiza propinada al productor musical de raza negra Michel Zecler.

El rechazo a la violencia policial y a la ley de Seguridad Global promovida por el gobierno se ha convertido en una causa común para sindicatos, profesionales de la prensa, defensores de los derechos humanos, organizaciones políticas progresistas, estudiantes y muchos ciudadanos.

La iniciativa incluye un artículo que prohíbe la divulgación de imágenes de policías y gendarmes en plena acción, bajo el argumento de proteger su integridad física y psíquica, acápite considerado por sus detractores un ataque a la libertad de informar y un obstáculo para la documentación de actuaciones impropias, como las filmadas en los últimos días.

La mayor movilización ocurrió en esta capital, con una multitudinaria marcha entre las céntricas plazas de la República y de la Bastilla, acompañadas por pancartas, marionetas, enormes globos que identifican a sindicatos y consignas contra el presidente, Emmanuel Macron; el ministro del Interior, Gérald Darmanin, y el prefecto parisino, Didier Lallement.

‘Vamos hacia un Estado policial, algo inaceptable en una democracia’, comentó a Prensa Latina el estudiante Jean Pierre, mientras el jubilado del transporte Cédric consideró ‘que las cosas van mal cuando se pone en igual condición a víctimas y victimarios, para dar lugar a la impunidad’.

Un grupo de reporteros colocó sus cámaras en el suelo y fue atado por colegas en señal de condena al artículo, que califican de ataque a su trabajo y a la libertad de prensa.

El desalojo a principios de semana del campamento de inmigrantes que protestaban en la Plaza de la República contra su desesperada situación y la golpiza a Zecler, divulgada el jueves por el portal Loopside, además de generar consternación, fortalecieron los reclamos contra la ley de Seguridad Global.

El presidente Macron, el ministro Darmanin y otras autoridades admitieron la gravedad de los hechos, los que la Fiscalía investiga, con cuatro policías arrestados por la agresión al productor musical, tres de ellos por cargos de ‘violencia de carácter racista’.

(Tomado de Prensa Latina)


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 3 =