Fidel: dolor y compromiso

Compartir...

Fidel CastroGuantánamo.- El legado de Fidel perdurará durante siglos. Yo digo que es la personalidad más grande nacida en los últimos 100 años y lo será en los próximos. Su obra queda en el corazón de los cubanos de verdad y de muchos amigos en el mundo porque Fidel es un ejemplo excepcional en las dimensiones política, ideológica, humanista y solidaria.

Este es el homenaje a alguien que se nos va físicamente, pero nos deja su obra. Así expresa Luis García Gaínza, trabajador Artex,  esta Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, que nos comprometimos a hacer eterna.

 

A Oceanía Orihuela Bignote, federada, la encontramos en el homenaje, ella nos dijo: Fidel no muere. Sus ideas serán imperecederas mientras más revolucionarios, patriotas, combativos seamos, mientras más nos dediquemos a cumplir a cabalidad la tarea que nos toca. Por nuestra parte, las cubanas recordaremos por siempre al hombre que junto a la inolvidable Vilma Espín hizo realidad la emancipación real de las mujeres, un logro innegable de la Revolución que él lideró.

 

Decía José Martí que las palmas son novias que esperan, tendremos que poner la justicia tan alta como las palmas…Y realmente hizo Fidel, puso la justicia a la altura del pueblo cubano, para tener acceso a todos los derechos que disfruta. Fidel hizo suyas y materializó las ideas de nuestro Héroe Nacional, por eso esta manifestación popular de dolor y de compromiso. Fue el sentir del abogado Rafael Ferro.

 

José Ángel LLamos Camejo, periodista, nos acercó al líder de la Rveolución cubana y enfatizó: Fidel nos dejó un legado inmenso en los aspectos político, ideológico, humanista e internacionalista. Y ese legado está contenido en el propio concepto de Revolución.

Es síntesis de su obra, de su vida. El reto y a la vez compromiso de los cubanos es de no convertirlo en un slogan, en una consigna, sino asumirlo de forma dialéctica porque Fidel así lo hizo. Esa será la coraza de la Revolución, el proyecto de sociedad que él soñó.

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 11 =