Eventos naturales sorprenden a pobladores del extremo oriente cubano

Compartir...

Eventos naturales sorprenden a pobladores de Guantánamo Guantánamo.- Los eventos naturales que signaron el fin de semana en Guantánamo mantienen hoy sorprendidos a sus habitantes.

 Un sábado marcado por lluvias localmente intensas, constituyeron una bendición y entusiasmaron a quienes por más de un año sufrieron los rigores y limitaciones de una intensa sequía, que según algunos especialistas amenaza con extenderse.

Ese día, el ansiado frío comenzó a sentirse, más de uno estuvo feliz de poder sacar la elegante ropa de invierno y disfrutar de un amanecer fresco en una región donde los inviernos pasan inadvertidos y según una expresión popular “el calor raja las piedras”.

Aunque ambas situaciones pudieran parecer normales en esta temporada invernal, para los guantanameros suelen ser un acontecimiento, debido que hace más de dos años los frentes fríos que llegan a la isla parecen olvidar esta zona del extremo oriente cubano.

De los siete que afectaron a Cuba en la actual temporada invernal, sólo tres se sintieron en esta región con temperaturas que apenas bajaron a 16 grados en las noches, mientras los días continúan cálidos, con temperaturas de 21 a 25 grado, según reportes del Instituto Nacional de Meteorología.

La lluvia, por otro lado, tampoco nos favorece en demasía, en la primera quincena del año ni una gota de agua cayó por estos predios y las de este fin de semana apenas alcanzaron los 50 milímetros, de acuerdo con fuentes locales, pero igual fueron recibidas con beneplácito.

Pero el regocijo por la ocurrencia de esos sucesos climatológicos, llegó a su fin cuando a las 8:08 am (hora local) del domingo un temblor de 3.7 en la escala Ritcher puso en vilo a pobladores y autoridades locales.

El movimiento telúrico -número 33 reportado desde que el 17 de enero se inició en la región oriental lo que expertos han denominado actividad sísmica anómala-, elevó el desconcierto de los guantanameros este fin de semana.

Por eso, pese a que este lunes transcurre tranquilo, soleado y fresco, no se habla de otra cosa que del frío, la lluvia y de los temblores, eventos naturales que por estos días marcan el ritmo de vida de los habitantes de la más oriental de las provincias cubanas.

Mientras, la autoridades locales llaman a la calma y se mantienen alertas ante la ocurrencia de alguna desgradable e inesperada sorpresa que pueda tener reservada la madre naturaleza.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 5 =