En Guantánamo, zafarrancho contra el mosquito

Compartir...

Guantánamo.- Un huésped no deseado burló la vigilancia y plantó campamento en lugar estratégico; un registro eléctrico poco visitado por los residentes del acogedor recinto.

 

La oportunista mosquita Aedes, madre de una prole integrada por cientos de huevos, y segura de que llegarían a las etapas de larvas, pupa y adulto mayor, aprovechó para procrear las lluvias recientes que saturaron el manto freático y quedaron varadas en el registro.

Lejos estaba de saber la peligrosa de patas rayadas, que la oportuna Vigilancia Antivectorial descubriría su lujosa morada, que ocupada sin autorización, fue intervenida inmediatamente por estudiantes y profesores de la Escuela Provincial Mártires de Barbados de la ciudad de Guantánamo…

 Julia Ruiz Padilla, en su condición de máxima autoridad de esta diligente tropa, explica que “el zafarrancho contra este enemigo de todos, fue de inmediato, pues el peligro de tenerla entre nosotros nos hizo coger herramientas de trabajo en manos para desyerbar la extensa área verde que ocupa el plantel educacional con régimen interno.

“Una guerra sin cuartel se libró contra los mosquitos del género Aedes, con lo cual evitamos enfermar de dengue, fiebre amarilla, el virus de la Chikungunya y el Zika, extendido por toda el área de las Américas”, dice emocionada la Directora de la Escuela. No lejos está el registro eléctrico, lugar donde declararon no grata la presencia de los Aedes. En estos se procede al sellaje hermético, sin dejar brechas para la estadía y reproducción de los Zancudos.

Al frente de la brigada está el Metodólogo Provincial de la Enseñanza Especial, Oliva Trujillo Castellano, quien expresa: “En mártires de Barbados existen 18 registros, los cuales se tapan con cemento, una mezcla muy duradera que no permite ni las más mínima posibilidad a este huésped no deseado…Ahora está más protegida la salud de todos aquí”, asegura mientras indica el trabajo…

Una jornada sirvió para sanear, higienizar y dejar libre de Aedes este plantel educacional guantanamero, y ahora sus residentes más conscientes de algo, que “al mosquito no se puede dejar volar”, dijo seguro de ello, Uziel Acosta Carrión, estudiante de 9no grado de la Mártires de Barbados. Un zafarrancho de combate higiénico se libró contra un peligroso enemigo de la salud humana en Guantánamo, donde se hace efectivo el llamado del Presidente Raúl de adoptar medidas para evitar la entrada del Zika a Cuba.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =