En Guantánamo, merecido homenaje a Lilí Martínez en su centenario

Compartir...

Guantánamo.- En honor al gran músico Luis Martínez Griñan, Lilí, fue develada una tarja en la casa donde él nació hace ya cien años, el 19 de agosto de 1915. De esta manera comenzó en la ciudad de Guantánamo la velada homenaje a este excepcional arreglista y compositor, considerado por muchos como el máximo exponente de la pianística del son montuno en Cuba.

 

Agrupaciones musicales como Universales del Son, el septeto Ayer y Hoy, Jorge Zamora y su Continental, los solistas Eddy Charadán y Noel Nicot, así como el pianista Adrián McPherson, se dieron cita en el barrio natal de Lilí para interpretar temas dedicados a él y otros de su autoría como Sazonando y Hay fuego en el veintitrés.

Las actividades en conmemoración al centenario de Lilí Martínez comenzaron en febrero y culminarán en diciembre con la realización del Concurso de Composición e Interpretación que lleva su nombre.

Por otro lado, en el marco de la jornada por el Día de la Cultura Cubana, en octubre, será entregada por primera vez la distinción Lilí Martínez a destacadas personalidades de la música y la cultura en la provincia de Guantánamo.

De este excelso pianista conocedor no solo de los regocijos de la sonoridad insular, sino también de géneros foráneos como el jazz, y del impresionismo, escribió el investigador José Reyes Fortún en una nota que divulga el Instituto Cubano de la Música

«Lilí Martínez Griñán era dueño absoluto de algunos secretos en la ejecución del piano, en primer lugar conocía a la perfección la armonía tradicional y la moderna, y respetaba hasta el máximo la manera de hacer el son montuno, ideas luego concretadas de manera fecunda», admirado tal vez por su lucidez creativa que superó en todo momento su formación autodidacta.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 1 =