En Guantánamo: El primero en votar

Compartir...

Guantánamo.- Yo nunca he sido la primera en votar de mi colegio, debo confesar que aunque he tratado, todas las vías parecen pocas: relojes despertadores, teléfonos y hasta la voz de mi abuela; por mucho que me esfuerzo cuando llego, siempre hay alguien esperando.

Todos en el barrio le conocen y si tuvieran que apostarle nadie perdería porque puntual y certero elección tras elección allí está Luis Brooks Ceiro, para él más que un deber, votar por quien mejor nos represente, es un derecho.

Hoy mismo este hombre de setenta y un años revela, se levantó a las cinco  de la mañana y a las cinco y quince  antes de que se constituyera la mesa el Colegio Electoral 75 de Circunscripción homónima de la ciudad de Guantánamo , ya había llegado.

“ Cuando yo llegué como todavía estaba oscuro y cerradas las puertas, hasta el custodio se asustó y me preguntó seriamente quien andaba ahí, gracias que en eso llegaban las jóvenes de la mesa y rápido me reconocieron. Yo estaba ahí para cantar el himno nacional en este 19 de abril, día de la victoria.- comenta orgulloso, mientras arquea las cejas“ .

Según Luis aquella mañana de 1961 prometía… “ recuerda que demoró mucho aquel miércoles para ir a trabajar en la carpintería de su padre porque estaba muy pendiente de las noticias que emitía su radio sobre la invasión de mercenarios pagados por el gobierno de Estados Unidos en Bahía de Cochinos y el combate que la naciente revolución libraba. Dice que aunque era un muchacho una alegría le invadió el pecho cuando por fin anunciaron la primera derrota del imperialismo en América y que su padre le dijo: “mijo tenemos otra victoria, ahora si promete la cosa”.

Por eso este jubilado y militante aún del Partido Comunista de Cuba afirma henchido que hoy es un domingo de reafirmación donde la victoria está en votar temprano, en dar el primer paso para seguir, creciendo como municipio, provincia y como país.

Para Luis ser el primero es un mérito pero también el deber de próximas elecciones y entre risas me deja caer con total seguridad: “El año próximo vas a tener que levantar a las gallinas para poder ganarme”.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis − 3 =