En Cuba, no nos olvidamos

Compartir...

Guantánamo. – El tiempo pasa, inalterable, como siempre. La tierra sigue girando y el mundo es como es. Mathew pasó por Cuba, devastó a los municipios de Maisí y Baracoa y solo nuestros medios hablan del tema.

En esos territorios, más del 90 por ciento de las viviendas sufrieron daños significativos. También Imías y San Antonio del Sur resultaron severamente afectados. El rostro de la tristeza puede encontrarse en cualquiera de los damnificados. Cada uno puede narrar sus vivencias de una manera diferente, pero para muchos de ellos, el denominador común es la Revolución, esa que no abandona a ninguno de sus hijos.

Numerosas son las publicaciones extranjeras que han hablado de los daños, del fuerte impacto del huracán en el este guantanamero, sin hacer referencia a la tarea de los dirigentes del país y la provincia por suministrar a los habitantes de esas zonas, de todas las cosas imprescindibles para seguir con sus vidas. Otras, las menos, reconocen la efectividad del sistema antihuracán y de alerta temprana, existente en la isla, así como de las oportunas acciones de la Defensa Civil, antes, durante y después del impacto de Mathew, en Cuba.

En las redes sociales o en Google News, se destacan las cifras de muertos, heridos y afectados tras el paso de Mathew por Haití, República Dominicana y en Estados Unidos. Sin embargo, el hecho de que en Cuba no se haya perdido ninguna vida a causa del meteoro, no parece motivar la atención de los medios internacionales, especialmente de aquellos que, de manera tradicional, atacan al sistema político, elegido por el pueblo cubano desde hace más de 50 años y ratificado por el respaldo popular en fecha más reciente.

Lo cierto es que dejamos de ser tendencia en Internet y se han silenciado nuestros medios de comunicación en los buscadores.

Para los medios de prensa, nacionales, provinciales y municipales, en situaciones como estas, el trabajo no para y aún a más de una semana luego del paso de Mathew, continuamos atrincherados en cada uno de nuestros puestos de trabajo.

Pasará mucho tiempo para que esos territorios vuelvan a ser los mismos, para que la vida recupere su ritmo natural y los pobladores de los municipios más afectados, puedan dejar atrás a Mathew.

Pero día a día se avanza cada vez más hacia esa normalización, así lo demuestran el restablecimiento de los servicios de electricidad y de comunicaciones en diversas comunidades, la recogida de escombros, la elaboración y distribución de alimentos, la garantía de los servicios básicos de salud…

A pesar de la campaña difamatoria que se realiza, en pos de desacreditar la labor del gobierno cubano ante el impacto de Mathew, los periodistas cubanos, especialmente los guantanameros, seguiremos informando de sobre las jornadas interminables, de las caravanas de solidaridad, de los gestos altruistas, que desde todas partes de Cuba buscan compartir y hacer llegar a los damnificados un poco de esperanza.

   

 

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 10 =