En Cajobabo no se detienen las clases

Compartir...

En Cajobabo no se detienen las clasesImías, Guantánamo.- La niña Meilis Osorio vive en la localidad de Cajobabo en el municipio de Imías, uno de los territorios guantanameros afectados por el huracán Matthew. Para ella la escuela forma parte indisoluble de su vida.

“Yo me sentí muy mal cuando vi lo que el huracán le hizo a mi escuela…muy destruida, sin techo… y pensé que me iba atrasar con las clases”

El Centro Escolar mixto Oscar Lucero sufrió severos daños en la cubierta, sin embargo de inmediato se adoptaron estrategias para asegurar la continuidad del proceso docente educativo. Yunexi Ramírez, directora de la escuela refiere:

“Quedaron en pie cinco aulas en perfecto estado y cuando comenzamos la fase recuperativa reanudamos la docencia en dos sesiones, mañana y tarde, para las dos enseñanzas (primaria y secundaria).”

Aunque mucho hay que trabajar para reponer la cubierta del área dañada, el espíritu de los constructores es una garantía para recobrar la total vitalidad de esa institución educacional  en el menor tiempo posible. Así lo expresa el constructor Juan Alfredo Geigel:

“Nosotros empezamos a las 6 de la mañana y lo único que nos interrumpe es  la lluvia de no haber sido por el agua que cae La niña Meilis Osorio, estudiante de 6to grado de la escuela Oscar Lucero de Cajobabo, Imías en Guantánamogeneralmente en las tardes, ya estuviéramos terminando.”

Así transcurren las jornadas en el Centro escolar mixto Oscar Lucero de Cojobabo donde pioneros como Neidis Osorio tienen confianza en que su escuela volverá a brillar:

“Estamos muy felices porque están ayudando a nuestra escuela.”


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cinco =