Elecciones Generales en Cuba: la última palabra

Compartir...

Elecciones Generales en Cuba: la última palabraGuantánamo. Días atrás escuché bien por los medios de comunicación cubanos cuando el Secretario norteamericano de estado, Rex Tillerson, anunció que buscará incentivar la división y sumisión en Latinoamérica.

Luego, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba alertó sobre la gravedad del mensaje de arrogancia y desprecio que el “diplomático” estadounidense transmitió al mundo, al pronunciar declaraciones alarmantes e injerencistas que instigan abiertamente al derrocamiento, por cualquier vía, del Gobierno legítimo de Venezuela.

Son frases ajustadas a los esquemas de cambio de régimen, que han cobrado millones de víctimas inocentes en varias partes del mundo y promovido la violencia, la guerra, las crisis humanitarias y la inestabilidad, demostrando su fracaso, señala al declaración cubana.

Dijo Tillerson que en la historia de varios países latinoamericanos y sudamericanos, cuando las cosas se ponen tan malas, frecuentemente son los militares quienes se dan cuenta de que ya no pueden responder más a los ciudadanos.

También defendió los postulados de la tristemente célebre doctrina Monroe que estableció que América es el traspatio de Estados Unidos y llegó tan lejos como sugerir que el presidente Nicolás Maduro debería abandonar su puesto.

Sobre Cuba, sin autoridad moral, se entrometió en nuestros asuntos internos, al reclamar del próximo proceso electoral cambios que sean del agrado de Estados Unidos.

¿Qué cambios? ¿Por qué? Son interrogantes que solo se responden con argumentos.

¿Saben los autodenominados gendarmes de la democracia cómo convencer a su propio electorado?

En las Mesas Electorales cubanas se prioriza el tratamiento a los votantes, desde la prestación del juramento y la firma del acta de toma de posesión, antes de las 7:00 AM de sus autoridades, hasta la instrucción a los electores antes de marcar las boletas…

Los miembros de las mesas no se dividen para atender a más de un elector, sino que siempre permanecen juntos.

Al ser elecciones generales, el elector que no se encuentre inscripto en la lista de determinado colegio, por razones justificadas, presenta su documento de identificación y puede votar en ese colegio al cual no pertenece. En las elecciones generales se considera una inscripción excepcional si ese elector no reside en la demarcación del colegio donde solicita, que, por razones justificadas, se le permita ejercer su derecho al voto, y al mismo tiempo, afirma que se encuentra inscripto en la Lista de Electores de su lugar de residencia.

No se le da baja a ningún elector que aparezca repetido en la Lista el día de las elecciones; ningún extranjero, lleve el tiempo que lleve en el país, o sea miembro de las organizaciones de masas por el tiempo que sea, puede votar.

Los menores que arriban a la edad de 16 años el mismo día de las elecciones pueden votar siempre y cuando presenten su Tarjeta de Menor.

Aquellas personas limitadas que no puedan asistir al colegio recibirán la boleta por parte de miembros de mesa electoral y en sobre sellado éstos depositarán en las urnas la boleta del elector.

Si un elector regresa de misión en el exterior del país el mismo día de las elecciones puede votar aunque no aparezca en la Lista, pues se realiza su inclusión.

En la jornada de elecciones se realizan cinco partes sobre su marcha en diferentes horarios, pero el último se realizará a la 5: 00 PM, una hora antes de cerrar el colegio.

Los electores tienen derecho a formular reclamaciones en caso de que aprecien violaciones por parte de los integrantes de las Mesas. Sus preocupaciones pueden canalizarlas a través de las autoridades electorales de la propia Mesa o del nivel superior.

El elector puede rectificar el voto en caso que se le eche a perder una boleta. Una boleta marcada por un elector con una X o un punto cerca del círculo para el voto por todos, es válida y lo es también la marcada por el voto selectivo y luego por todos…

El voto no es válido cuando se escriben frases o se le realizan enmiendas o tachaduras a la boleta. Las boletas inválidas se queman al finalizar el escrutinio en presencia de electores… El acta del colegio se llena en la medida que avanzan las elecciones. Al cerrar el colegio se abren las urnas en presencia del electorado… Todos los documentos se llenan con tinta…

Por último: primero se realiza el conteo, cotejo y escrutinio de los candidatos a diputados a la Asamblea Nacional y luego el de los Delegados a la Asamblea Provincial, y como siempre, serán los pioneros encargados de custodiar las urnas.

¿En qué lugar del mundo las elecciones son tan transparentes como en Cuba?

Los cambios que necesitamos los hacemos nosotros mismos, Señor Tillerson. La respuesta del pueblo, que no defrauda la confianza en su proceso revolucionario, dirá la última palabra.

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 − dos =