El ingrediente secreto de Raciel

Compartir...

Raciel Pérez GuilarteGuantánamo.- ¿Qué es más importante en un plato, la belleza o el sabor? Ante mi pregunta el joven sonríe, como quien esconde un secreto que aún no ha sido descubierto…

“El secreto está en el equilibrio. Yo creo que tanto el sabor de un plato, como su belleza, influyen en el proceso de degustación. La primera impresión, ante un plato, es lo que ves, lo que se aprecia inicialmente, si no se ve estéticamente bonito, pues no atrae al cliente que va a consumirlo. El sabor es la segunda parte, no menos importante por ello, por lo que hay que saber combinar muy bien todos los ingredientes e incluir entre ellos, la belleza.”

Raciel Pérez Guilarte es graduado de la ya extinta Academia de Artes Plásticas de Guantánamo, en la especialidad de pintura y actualmente cursa el segundo nivel de cocina dentro de la Asociación Culinaria de la provincia. El joven aplica lo aprendido en el restaurante particular “La bodeguita del 13”, ubicada en el Consejo Popular Caribe, de la ciudad capital guantanamera.

En su incursión por la cocina, encontró la forma de combinar las artes plásticas con las culinarias.

“Empecé en la Asociación Culinaria con el interés de aprender a cocinar, sin embargo, al iniciar en la escuela, descubrí, junto a los profesores Luiba Totomir y Gustavo Ramírez, al conocer de mi formación como plástico, me mostraron algunas fotos y videos, de cosas que podía hacer en la cocina y desde el primer momento esto llamó mi atención.

A partir de ahí empecé a trabajar, a buscar información y a incursionar en este arte de decorar la comida, de hacerla tan atractiva para los ojos como puede serlo para el paladar.”

Lo que observo frente a mi bien puede ser parte de la decoración de un restaurante o de cualquier cocina, sin dejar de ser un nutritivo alimento o incluso un plato servido y listo para su consumo y es que la creatividad de Raciel, encontró la forma de combinar las artes plásticas con la culinaria.

¿Cómo te ha servido para ello la plástica?

En la escuela de Artes Plásticas, recibí formación de escultura, grabado y pintura que fue de lo que me gradué, principalmente. Pero esta formación me facilita las cosas, tengo un poco más de pulso, no necesito marcar los trazos, sino que salen espontáneos e incluso diría que diferentes a lo que se hace tradicionalmente, que parte de modelos preestablecidos.

Para lograr las formas que quiero, trabajo con diferentes herramientas, desde cuchillos pequeños, saca perlas, gubias y el resto de los implementos que se utilizan en la cocina.”

Es de esta manera que Raciel, practica el garnish, que no es más que el proceso de la presentación y decoración de los alimentos, para resaltar y destacar las formas y los colores de los mismos y lograr poner en relieve sus aromas y sabores.

Este arte milenario, de origen chino, tiene en Guantánamo a un exponente que persigue perfeccionarse para ofrecer a sus comensales un plato atractivo e irresistible tanto por su aspecto como por su sabor.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × dos =