El ejemplo de Maceo

Compartir...

El ejemplo de Antonio MaceoGuantánamo.- “Mi deber con mi patria y mis propias convicciones políticas trascienden todo esfuerzo humano y, por ellos, me elevaré al pedestal de la libertad o moriré peleando por la redención de esta tierra”. Así expresó Antonio Maceo en una ocasión, y cumplió cabalmente con su palabra.

En sus ardores por emancipar a los cubanos, el Lugarteniente General Antonio Maceo, participó en más de 500 acciones militares y recibió 26 heridas de bala durante su lucha por la independencia de la Patria.

Su caída en combate en Punta Brava, el 7 de diciembre de 1896, junto a su ayudante, Panchito Gómez Toro, fue un día triste para Cuba, pero fue también un momento de inspiración para la lucha contra el colonialismo español que vio en el Titán de Bronce a un hombre indomable y heroico.

Al conmemorarse 121 años de la caída en combate, recordamos una vez más su firme posición en contra del colonialismo, el racismo y la injusticia, que lo convirtieron en defensor de los derechos civiles durante la lucha por la libertad y la fraternidad en su querida isla del Caribe.

He aquí un hombre que alcanzó la grandeza desde un origen humilde, su recuerdo inspira a muchos  pueblos de nuestra región en la consecución de elevados objetivos, independientemente de los obstáculos que enfrentemos. 

No en balde fue Maceo un combatiente astuto y decidido, pues fue su propia madre quien lo entregó a la lucha por la Revolución. Los libros de Historia relatan que en octubre de 1868, dos semanas después del Grito de Yara, su querida madre reunió a su esposo y a sus 13 hijos y les pidió que juraran batallar hasta que Cuba fuera independiente o hasta que murieran en el intento.

Maceo jamás cejó en la materialización de esa promesa.  El aporte de él y otros luchadores a la configuración de la historia y a la independencia de la República de Cuba, sentaron las bases para el aporte desinteresado de Cuba a países, pueblos y causas en todo el mundo.

El ejemplo de Ma­ceo no es ya una cuestión de historia, es una lección para el futuro.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 13 =