El destello de una trémula luz

Compartir...

Cuba: José Martí; El destello de una trémula  luzGuantánamo.- Casi todos los cubanos saben qué responder si se le pregunta por José Martí, algunos dirán que fue un héroe, otros que un brillante poeta y periodista, también habrá quien le llame soñador, visionario, o simplemente apóstol, y tendrán todos razón y hasta puede se queden cortos a la hora de describir al Maestro.

Y es que el más universal de los cubanos, inunda cada espacio cartográficamente contemplado de nuestra nación a la que tantas y profundas veces llamó Patria.

Con todos y para el bien de todos, edificó su lucha que en los montes como en las artes fue la misma. Orientado a la gloria traspuso al sol, un camino lleno de luces y sombras y que tan agradecido de su fulgor minimizó a costo personal, cualquier mancha.

Pero el Martí que conocemos también fue hecho de carne y supo, atrapado en un cuerpo, colmar de amor a muchos corazones deslumbrados por el color natural de cada trazo de su pluma, o el albo de una flor sembrada en julio, no sé, tal vez en enero.

Pequeñuelo a galope y frenético a la carga de cuanta fantasía hubiera para inventar, desarrajó las puertas de la literatura infantil, convirtiéndose en ese hombre de la edad de oro: certero a la hora de contar, luminoso a la hora de enseñar.

Faro y noria de libertad, hasta el último de sus latidos. Latinoamericano agradecido que vio como una sola la tierra que conoció sus pasos, estandarte de identidad, unidad y justicia construida por los pobres del orbe.

Es por eso que al preguntar por José Martí casi todos, pueden contestar, y la mayoría peca de omitir algún detalle de su grandeza   vista en casi todos los espectros visibles porque el maestro, el apóstol y el héroe, ese que amamos un poco más en cada enero, y la lira de tantos motivos, se reescribe en su descendencia que somos todos los que con orgullo nos llamamos cubanos.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × uno =