El bolero vuelve a enamorar a Guantánamo y suma adeptos

Compartir...

Guantánamo.-  Luego de tres noches de recitales del más romántico género cubano concluyó este fin de semana el capítulo guantanamero del Festival Boleros de Oro, que tiene su versión internacional en La Habana, subsedes en otras ciudades, y aquí celebró los 25 años de la peña Bolereando.

 

La sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en esta urbe acogió el espectáculo de clausura, donde unieron sus voces el capitalino Alfredo Vera, un sexteto tradicional de Santiago de Cuba y los intérpretes locales Eddy Chararán, Lina Zamora y Paula Villalón, organizadora permanente del Festival.

Esta última, reconocida en el país por su nivel interpretativo, es promotora de la popular tertulia guantanamera dedicada al género, que dijo goza de vitalidad en esta ciudad, con número creciente de admiradores que lo sigue, en especial desde el “Bolereando”, instituido para defenderlo como parte de la identidad nacional.

La temperamental solista de la Villa del Guaso, quien sigue paralelamente su carrera como Doctora en Estomatología, se alzó en 2007, en La Habana, con el Gran Premio Boleros de Oro y el lauro especial Elena Burke, ocasión en la cual los críticos la calificaron como revelación de la canción cubana.

Sobre el actual capítulo del encuentro en Guantánamo, la también cultora del feeling comentó a la prensa que las expectativas fueron superadas –por la calidad de los conciertos y disfrute de artistas y público- y agradeció el fuerte apoyo de la UNEAC en la organización y promoción.

El repertorio del cierre abarcó emblemáticas piezas de compositores cubanos y extranjeros, incluidos los mexicanos Vicente Garrido y Consuelo Velázquez, y los nacionales María Teresa Vera, José Antonio Méndez, Osvaldo Farrés, y el binomio autoral Piloto y Vera.

Un espacio de serenatas, de los músicos de la Asociación Hermanos Saíz, abrió las actividades el jueves, la jornada siguiente la velada fue en la Sala de Conciertos de la ciudad, y el sábado, además de música, sesionó el coloquio Compositores e intérpretes de Guantánamo, por Hugo Balart, estudioso del tema.

Por estos días también se promovió un foro interactivo en la red para los defensores de la canción romántica, y las acciones celebraron además el aniversario 45 del Coro Masculino de Guantánamo, primer conjunto profesional cubano, de ese formato, formado exclusivamente por hombres.

El Festival Internacional Boleros de Oro, que tiene por sede principal a La Habana, se creó en 1986 por iniciativa del compositor José Loyola, y cada año gana prestigio por la calidad de los intérpretes que acuden al evento.

Su primordial intención es la de mantener la continuidad de esa expresión musical que, según memorias históricas, inició su curso con el tema Tristeza, del santiaguero Pepe Sánchez, a quien se le atribuye ser el primer cantor del género de dimensión universal.

 

 

Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + seis =