Diabetes, una pandemia silenciosa pero prevenible

Compartir...

Guantánamo.-El Día Mundial de la Salud se celebra el 7 de abril de cada año en conmemoración del aniversario de la fundación de la OMS en 1948. Durante el presente 2016 se presta particular atención a la diabetes, una pandemia silenciosa, prevenible, pero que cada vez afecta a más personas.

 

El guantanamero Bernaldo Rodríguez Blanco es una de ellas, solo que, a diferencia de muchos en el orbe, goza de atención médica especializada y de calidad, gratuita.

Hace 10 años debutó con la enfermedad y gracias al estricto cumplimiento de las orientaciones de los facultativos pudo mantenerse estable, parecía no padecer los dolorosos daños de la dolencia, sin embargo, la gula de ingerir alimentos “chatarra”, dígase refrescos, dulces, pizzas, entre otros, lo conllevó a caer en crisis.

“Fui un indisciplinado, me llevé por los gustos, no practicaba ejercicios físicos ni tampoco velaba por el sedentarismo. Ahora, nuevamente estoy ingresado en el Centro provincial de Atención al Diabético, y con el cumplimiento de las orientaciones del médico, la dietista y la enfermera me recupero”, comenta el paciente.

“En verdad creo que si hago lo adecuado se puede convivir sin problemas con la enfermedad”, sentenció.

A la institución de Salud acuden diariamente personas de todas las edades que sufren por el marcado aumento de los niveles de glucosa en sangre. Aquí aprenden a convivir con el padecimiento, reciben alimentación adecuada, según los parámetros en cada caso, además de charlas educativas.

Irma Hurrutia Matos, del municipio de Caimanera, se siente muy bien atendida en el Centro del Diabético. “Todos los días me examinan la glicemia, la podóloga nos presta servicios y contamos con el personal médico: el endocrino, el sicólogo, las enfermeras, la dietista…, estoy satisfecha”, asegura.

Se calcula un aproximado de 350 000 diabéticos en Cuba y unos 422 millones en el mundo. Esta cifra pudiera duplicarse en los próximos años, de ahí que se plantee que esta entidad puede llegar a cobrar más muertes que el SIDA. La Organización Mundial para la Salud prevé que sea la séptima causa de defunción para el 2030.

En Guantánamo, una vez diagnosticados con la diabetes, los cuidados son enfocados a evitar la aparición de efectos colaterales, tales como afectación del riñón, de los ojos, aterosclerosis, mayor posibilidad de desarrollar ataques al corazón e incremento del riesgo de enfermedades cerebrovasculares. Desde el consultorio médico, el policlínico, hasta el hospital y centros especializados como el de Atención al Diabético, los pacientes gozan de protección médica.

El doctor Reidel Alfredo Riverón Núñez, especialista de Primer Grado en Endocrinología, llama la atención de las causas fundamentales que originan la enfermedad, y al mismo tiempo, insiste en la necesidad de cambiar estilos de vida, por prácticas saludables.

“El factor de riego principal es la obesidad”, precisa el galeno.

“Mientras no hagamos conciencia en nuestra población de que hay que eliminar de nuestra dieta el abuso de dulces, refrescos, pizzas, todo alimento “chatarra”, que hay que llevar una vida activa, erradicar las drogas y desterrar el sedentarismo, no ganaremos la batalla”, sentencia.

“Así que mi llamado es sencillo”, acota. “Intensificar la prevención, mejorar la atención y reforzar la vigilancia.”

El Día Mundial de la Salud 2016, que se celebró este 7 de abril, impulsa un conjunto de actividades específicas, eficaces y asequibles para hacer frente a la diabetes, con medidas para prevenirla y diagnosticar; tratar y atender a quienes la padecen.

Soy de la opinión que la Diabetes es una pandemia silenciosa pero prevenible, por lo lograrlo será nuestra principal contribución a los citados esfuerzos de la Organización Mundial de la Salud.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 2 =