La exmandataria brasileña Dilma Rousseff, separada de su cargo por un golpe parlamentario, denunció que su país parece dirigirse hacia «un esta­do de excepción», al comentar la de­tención de su exministro Antonio Pa­locci, presuntamente implicado en la trama de corrupción en la estatal Petrobras.

Denuncia Dilma Rousseff que Brasil se encamina a un «estado de excepción»

Compartir...

La exmandataria brasileña Dilma Rousseff, separada de su cargo por un golpe parlamentario, denunció que su país parece dirigirse hacia «un esta­do de excepción», al comentar la de­tención de su exministro Antonio Pa­locci, presuntamente implicado en la trama de corrupción en la estatal Petrobras.La exmandataria brasileña Dilma Rousseff, separada de su cargo por un golpe parlamentario, denunció que su país parece dirigirse hacia «un esta­do de excepción», al comentar la de­tención de su exministro Antonio Pa­locci, presuntamente implicado en la trama de corrupción en la estatal Petrobras.

Palocci fue ministro de Hacienda en el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva y luego ocupó la influyente cartera de la presidencia en la gestión de Rousseff, destituida el pasado 31 de agosto por supuestas irregularidades fiscales y sustituida des­de entonces por el ahora mandatario Michel Temer.

El país está experimentando una situación grave. La nueva fase del anuncio de chorro de lavado por el ministro de Justicia, Ale­xan­dre de Moraes, en una plataforma electoral en la actividad de la campaña en Ribeirao Preto, el día an­tes de la detención de Antonio Pa­locci, arroja sospechas de abuso de autoridad y uso político de la policía federal, expresó Dilma citada por Telesur.

Más que criticar la detención de Palocci, Rousseff denunció que la operación que llevó a su arresto pueda haber sido anticipada por el ministro de Justicia, Alexandre de Moraes.

Este fin de semana, en un acto de la campaña para las elecciones municipales en Ribeirao Petro, en el interior de Sao Paulo y donde Palocci ya ha sido alcalde, el ministro dio a entender que esta semana habría novedades en la investigación sobre el caso Petrobras.

«Esta semana habrá más. Pue­den estar tranquilos», dijo De Mo­raes sobre esas investigaciones, lo que para Rousseff «lanza sospechas de abuso de autoridad y de uso político, por parte del Gobierno, de la Policía Federal», responsable de las operaciones sobre Petrobras.

«Si tal situación se produjo en mi gobierno, estaríamos severamente criticados por la prensa y la oposición. Estamos pasando al estado de excepción», dijo.

En tanto, legisladores del Partido de los Trabajadores (PT) y del Parti­do Comunista de Brasil (PCdoB) denunciaron que la operación anticorrupción Lava Jato se consolidó como un instrumento del golpe contra la democracia.

Con la detención del exministro Palocci, anticipada la semana pasada por el titular de Justicia y afiliado al Partido de la Social De­mocracia Brasileña (PSDB), Alexan­dre de Mo­raes, se confirma claramente ade­más el uso electoral de la Policía Federal (PF), señaló el diputado Afonso Florence.

El líder de la bancada petista en la Cámara baja significó que el arresto se produjo a una semana de los co­micios municipales y en momentos cuando proliferan las denuncias con­tra políticos del PSDB, del Par­tido del Movimiento Democrá­tico Brasileño (PMDB) y de otros de la base de apoyo del gobierno golpista de Temer.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =