Denisse danza desde el corazón

Compartir...

Guantánamo.- La idea de que una niña sorda entrar a a la Academia Infantil y Juvenil Danza Fragmentada de Guantánamo, al principio perturbó a todos, pues,  ¿cómo conseguirían que esta criatura desposeída totalmente del sentido auditivo lograra bailar al compás de la música?

 

Entre la duda y la razón, la pequeña Denisse Videaux Goulet, finalmente fue aceptada para que recibiera clases de danza contemporánea, folklore y bailes populares,  aunque su madre, Ana Goulet Hechavarría, no cejó.

Cuando veo a la madre e hija frente a mi, recuerdo inmediatamente un episodio sobre la vida de la norteamericana Hellen Keller, quien después de 19 meses de nacida por los años 1881, sufrió una severa enfermedad que la dejó sordociega, no obstante se convirtió en una notable escritora.

Y es que el caso de la guantanamera Denisse se asemeja un poco con la autora del libro “Amar esta vida”, pues apenas nació tuvo complicaciones de salud y por un prolongado tratamiento con la amicacina quedó sin oír, y así mismo con su discapacidad auditiva ensueña el mundo del bailarín en cada momento de su vida, aunque imagino que de algún modo esta chiquilla, de 7 años de edad, percibe las ondas sonoras del ambiente.

Al preguntarle a Ana sobre su decisión de llevar a su hija discapacitada a tomar clases de baile, ella respondió: “a Denisse le ha gustado bailar desde muy pequeña, lo lleva en su sangre, incluso ella fue la que insistió para que la trajera aquí a la academia.  Todos se sorprendieron, pero agradezco mucho el gesto del director Ladislao Navarro Tomacén y demás profesores que hayan permitido que mi hija esté entre el grupo de niños”, dijo la madre, quien ahora se dedica a cuidar a la traviesa niña, pues no permanece quieta mientras esta reportera conversa con la progenitora.

“Cuando Denisse ve los programas de la televisión cubana, ¡Bravo! o De la Gran Escena, me dice a través de sus señas que quiere verse así, ¡grande!”, añade Ana, mientras acompaña a la hija a recibir las clases sabatinas en la sede de Fragmentada, ubicada en la céntrica calle de Los Maceo entre Aguilera y Crombet.

Por su parte Lídice Correoso Planes, primera bailarina de la distinguida agrupación guantanamera y a la vez la profesora designada para enseñar a Denisse, comenta que cuando la niña se presenta en el recinto vestida de bailarina, soñó esa noche cómo le impartiría las clases a esta nueva discípula, sin conocer absolutamente nada sobre el lenguaje de señas.

“Era un caso singular y un reto”, dice la maestra, quien reconoce además las favorables condiciones físicas de la niña y el ritmo que tiene a la hora de interpretar las coreografías en las cuales, muchas veces, ella es la puntera, señala la miembro de Fragmentada, Colectivo Vanguardia Nacional por el Sindicato de la Cultura.

Ya han pasado dos cursos desde que Denisse, en plena edad escolar, entra a la escuela-taller, bajo la tutela de la primera bailarina Lídice Correoso Planes. En este lapso de tiempo esta niña con discapacidad auditiva se ha presentado en el Teatro Guaso de la ciudad de Guantánamo, en el boulevard, o en su propia escuela especial 14 de Junio, donde todos admiran su desenvolvimiento en el escenario al interpretar junto a su hermano Daniel, “Danzonero”, obra galardonada con un premio especial en el décimo octavo Concurso Infantil de Danza “Mi Mundo de Fantasía”, que auspicia Fragmentada y el Consejo Provincial de Artes Escénicas, desde hace casi dos décadas.

Ahora en este último certamen infantil, Denisse y su mamá bailaron la obra “Nana para mi niña sorda”, ganadora del primer lugar en la categoría de niños de 7 a 10 años.

No fueron fáciles los ensayos, debido a su temperamento enérgico y su condición de recibir un tratamiento especial,  ya que la niña a veces se negaba a practicar, “pero ahí en su premio está el resultado”, según cuenta Ana.

 Denisse, la niña sorda-muda, desafió con el tiempo la interrogante que formularan los expertos de danza en Guantánamo, ¿como conseguirían que esta criatura desposeída totalmente del sentido auditivo baile al compás de la música? Mas ahora la respuesta es única, como me expresó desde su particular lenguaje, “danzo siguiendo los latidos de mi corazón y con el eterno sueño de ser una gran bailarina”.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cuatro =