Cultura guantanamera agasaja a delegados del IV Seminario Internacional de Paz

Compartir...

Guantánamo.- Con la realización de la gala “Mi Guantánamo, que no es la Base Naval”, concluyó en la oriental ciudad cubana, la jornada inaugural del IV Seminario Internacional de Paz y por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras.

 

Más allá de un pedazo de tierra ocupado ilegalmente por el gobierno de los Estados Unidos, Guantánamo es un provincia rica en tradiciones culturales que se entremezclan con los valores identitarios de su pueblo y esta realidad es ratificada en cada oportunidad por representantes de la música y las artes escénicas del territorio durante el espectáculo ofrecido para los participantes de este evento.

La velada estuvo dedicada a la Paz y al 55 aniversario de fundación del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos. Alicia Jrapko, Activista del Movimiento de Solidaridad con Cuba, participante en el encuentro, resaltó la valía de la cultura cubana.

“Este regalo que nos ha hecho el pueblo de Guantánamo a los que venimos desde distintos países, como es el caso de los compañeros del Comité Internacional “Paz, Justicia y Dignidad de los Pueblos, es un regalo para el espíritu, y otra forma de seguir admirando a la cultura cubana y al pueblo de este país”.

Momento importante de la velada fue el reconocimiento por parte de las máximas autoridades de la provincia al trabajo sostenido de María Do Socorro Gomes, Presidenta del Consejo Mundial de Paz, y al Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos que celebra 55 años a favor de causas justas.

El Héroe de la República de Cuba, Fernando González Llort, Vicepresidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos reafirmó, una vez más, que la lucha por la devolución del territorio cubano, ilegalmente ocupado, es un reclamo mundial.

“También será resultado de toda la sociedad cubana, de la solidaridad internacional, cuando definitivamente el gobierno de los Estados Unidos nos tenga que devolver a los cubanos esa base que ocupa ilegalmente en nuestro territorio.”

El evento al que prosiguen emotivas jornadas demuestra desde ya su efectividad para mover voluntades por ese espacio común que reclama el mundo.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 2 =