¡Cuidado con el sol y las altas temperaturas del verano!

Compartir...

Guantánamo.- Las playas y ríos se convierten para los meses de julio y agosto en una de las mayores atracciones para el vacacionista, ya sea local o foráneo. La familia aprovecha compartir, en cualquier espacio agradable, alegrías y sueños, teniendo como aliado perfecto al sol, y con él, el calor de la temporada veraniega.

 

El ocio, por lo general, se hace acompañar de alguna oferta gastronómica, donde los jugos, refrescos y cervezas tratarán de apaciguar la sed originada por las propias características de la época del año; sin embargo, resulta necesario no olvidar las molestias que ocasiona la desmedida exposición al astro rey, excediéndose la capacidad del pigmento protector del cuerpo.

Hablo de quemaduras a nuestra piel y los daños a las células que produce de forma invisible la radiación de los rayos ultravioletas; también de la posible deshidratación del organismo y sus consecuencias a la salud en general.

Las quemaduras de sol son tan graves como las térmicas y generan los mismos efectos sistémicos, como ampollas, edema y fiebre. El bronceado tampoco es saludable. Aparece después que los rayos del sol ya mataron algunas células y dañaron otras, pueden causar problemas en los ojos, arrugas, manchas en la piel y cáncer de esta.

El actual mes de julio, por ejemplo, hace valer nuevamente su condición de uno de los meses más calurosos del año, al ocurrir temperaturas más cálidas que las habituales, con mínimas por encima de lo normal y las máximas cercanas o ligeramente superiores a las típicas del período.

Recordemos además, que durante el pasado 2015, en el séptimo mes del calendario persistieron las elevadas temperaturas favorecidas por la poca nubosidad, la intensa radiación solar y la debilidad de los vientos, unido al comportamiento deficitario de las lluvias. Incluso, se registraron diez récords de temperatura máxima, aún cuando el récord nacional absoluto de calor data del 17 de abril de 1999, 38,8 grados Celsius en Jucarito, Granma.

Disfrutar del verano con salud es responsabilidad de toda la familia, en especial de los padres, por lo que recomendamos mantenernos alejados del sol cuando sus rayos son más fuertes, entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. Use sombrillas, sombreros de alas anchas, utilice ropa protectora, muy en boga el tapasol o solera. Evite broncearse, póngase gafas oscuras, y siempre que pueda, emplee protector solar con un Filtro Protector Solar (FPS) de 15 o más e hidrátese con el consumo de abundante agua.

Es importante que usted revise su piel con regularidad para detectar cambios en el tamaño, la forma, el color o la textura de sus marcas de nacimiento, lunares y manchas. Ellos pueden ser un signo de cáncer en la piel.

Es el perfecto momento para darse un chapuzón, pero cuidado con el intenso sol y las altas temperaturas. ¡Qué la diversión no sea motivo de descuido!, mucho menos, culpable de afectaciones en el bienestar de la familia. Esté pendiente de los más pequeños, pueden ser centro de accidentes, y hasta de ahogamientos; en el caso de los adultos, tampoco es aconsejable mezclar esa opción recreativa con bebidas alcohólicas.

El verano calienta, las vacaciones se nutren con excursiones a disímiles sitios de la geografía guantanamera y cubana. Le invito entonces a que elija el destino de recreo que más le guste, pero no olvide echar en el bolso, la cordura. Vale ser precavido.

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − seis =