Cuba; la salud en la primera línea

Compartir...

Cuba, batión contra la poliomielitis y otras enfermedadesGuantánamo.- La Mayor de las Antillas es un bastión en la lucha contra enfermedades que como la poliomielitis, prácticamente erradicada en el mundo, aún se reportan casos en algunos países de África.

Fue el investigador médico y virólogo de los Estados Unidos, Jonas Salk, quien dirigió el primer equipo para desarrollar una vacuna contra la polio y otro virólogo, el  polaco nacionalizado estadounidense, Albert Sabin, desarrolló la antipoliomielítica oral, hoy generalizada en todo el mundo.

En esa época sólo estaban eliminadas dos enfermedades prevenibles por vacunas: la fiebre amarilla, en 1908, y la viruela en 1923.

Cuba fue el primer país de América Latina en proclamarse, en 1962, libre de este flagelo que ocasiona desde una infección asintomática hasta fiebres inespecíficas, meningitis aséptica, parálisis irreversibles y muerte por asfixia.

Desde ese propio año hasta la fecha, en el país se han aplicado casi 85 millones de dosis de la vacuna contra la po­liomielitis, resultado de las masivas campañas anuales emprendidas por el gobierno revolucionario.

La estrategia desencadenada por la dirección del gobierno y las autoridades sanitarias, con el apoyo de las organizaciones de masas permitió la continua disminución del mal hasta lograr su total eliminación. Gracias a ello, la población menor de 62 años está protegida contra una dolencia que antes del triunfo de la Revolución en 1959 constituía un grave problema de salud al ocurrir unos 300 casos de parálisis poliomielítica, como promedio anual.

El 9 de abril de 1995 la nación caribeña recibió el Certificado de Erradicación de la Poliomielitis de manos de funcionarios de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y de la Comisión Internacional de la Erradicación de la Poliomielitis en el Mundo.

Pero no fue solo la polio, en Cuba también se han erradicado otras enfermedades infecciosas: paludismo, tosferina, rubéola, tétanos neonatal, difteria, sarampión, síndrome de rubéola congénita y meningoencefalitis posparotiditis. Además el tétanos, las infecciones por Haemophilus influenzae tipo B, hepatitis B y meningitis meningoccócica reportan tan bajas tasas de incidencia que dejaron de constituir un problema sanitario.

Gracias a la voluntad política del Estado y al perfeccionamiento del programa cubano de inmunización, que cuenta con 11 vacunas -ocho de ellas de producción nacional- los niños están protegidos contra 13 afecciones prevenibles, una realidad que solo se puede palpar en una sociedad como la nuestra.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − tres =