Círculo infantil de Guantánamo: nueva imagen, alegría, conocimientos…

Compartir...

Guantánamo.- La alegría del regreso para unos, la incertidumbre de lo desconocido para otros y la emoción de lo nuevo para todos, colmará este cinco de septiembre a los más de 200 pequeños del circulo infantil Sobrinos del Tío Ho, una de las tres instituciones de este tipo remodeladas en Guantánamo.

Mayra Labadié López, directora del centro, comentó que los 6 salones, áreas de juegos, el laboratorio de computación  y la enfermería quedaron con todas las comodidades para realizar los procesos y las actividades programadas con calidad. 

“Para esta remodelación contamos con un presupuesto de 12 pesos asignado por el Ministerio de Educación, lo que evidencia la voluntad de nuestro país de elevar las condiciones para el mejor desarrollo del proceso docente

Los constructores de la Empresa de Apoyo a la Educación EASE trabajaron en el cambio de puertas y ventanas por la carpintería de aluminio, el recubrimiento y pintado de las paredes, la sustitución íntegra de la red-hidrosanitaria y el acondicionamiento de la cocina, el comedor, así como la lavandería, entre otras transformaciones constructivas que luce el centro.

Las docentes Idalmis Simón, Yuvineisis Matos y Aleidis Frometa apoyaron en las labores constructivas y hoy disfrutan de la nueva imagen de esta institución educativa, ubicada en la zona de San Justo.

“Los salones quedaron lindos, cómodos”.  En el mío que es de quinto año de vida, dice Idalmis, pusieron persianas y arreglaron el piso que estaba en deficientes condiciones, además sustituyeron algunas paredes.  Ahora impartiré mis actividades con más calidad y amor, porque las niñas y niños merecen y necesitan educación para la vida.

Los constructores Omar Iríbar y Juan Carlos Rivera no disfrutaron de las actividades del verano.  Sin embargo, su mayor satisfacción es entregar, este cinco de septiembre, un círculo infantil remozado.

“Aunque soy pintor, apunta Omar, aquí ayudé a resanar paredes, poner piso, arreglar y pintar la cerca perimetral entre otras labores, todos debemos apoyar para entregar a los niños un centro acogedor”.

“Llevamos dos meses trabajando hasta los sábados porque la misión nuestra es apoyar al sector educacional en Guantánamo”, agrega también Juan Carlos con más de 20 años de experiencia y dice sentirse orgulloso, pues la habilidad de sus manos y sabiduría como albañil, contribuyeron a cambiar la imagen de este círculo.

Con estas acciones acometidas en el círculo infantil Sobrinos del Tío Ho, ubicado en San Justo se favorecen las más de 200 madres trabajadoras que este cinco de septiembre irán confiadas para su trabajo, pues saben que sus hijos estarán seguros y descubrirán allí los caminos del saber.

La misión es esa, formar a un ciudadano patriota, ético, con habilidades y conocimientos para ser hombres y mujeres de bien en el futuro.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 16 =