Centro de Desarrollo de la Montaña de Guantánamo: Vanguardia Nacional

Compartir...

Centro de Desarrollo de la Montaña de Guantánamo: Vanguardia NacionalGuantánamo.- El colectivo del Centro de Desarrollo de la Montaña (CDM) ha sido reconocido con el certificado que lo acredita como Vanguardia Nacional del Sindicato de Trabajadores de la Ciencia.

Creado 1994 por iniciativa del General de Ejército Raúl Castro, entonces Ministro de las FAR, el 3 de febrero de ese año la Doctora Rosa Elena Simeón, entonces presidenta de la Academia de Ciencias de Cuba, inauguró en lo más intrincado de las serranías guantanameras  la institución y definió sus principales líneas de trabajo..

“Más de dos décadas después, esta entidad única de su tipo en el país, ha obedecido al pie de la letra esas directivas, e impulsado relevantes proyectos científicos del territorio y nacionales”, expresó a la AIN Jesús Martín, director de la entidad,  adscrita al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Único de su tipo en el país, el CDM  se incluye entre los que han sido estimulados por el Consejo de Estado, por sus éxitos relevantes en la ciencia, innovación tecnológica y medio ambiente.

Sus investigaciones priorizan la elevación del nivel de la población del macizo Nipe-Sagua-Baracoa, el más abrupto del archipiélago.

Su aporte en el desarrollo de tecnologías sostenibles para las zonas serranas lo evidencian más de 106 resultados científicos, entre los que descuella el estudio de plantas portadoras d sustancias bioactivas, utilizables como acompañantes de vacunas.

Esta empresa la lleva a cabo en coordinación con el Centro de Investigación, Desarrollo y Producción de Vacunas y Sueros (Instituto Finlay).

Otras vertientes de su labor se vinculan al  manejo de cuencas hidrográficas, montaje de jardines de variedades y de posturas forestales certificadas,   producción de biofertilizantes y abonos orgánicos,  y cultivo del cocotero.

Otro mérito del colectivo es el estudio sostenido del sasafrás, la planta  más investigada en Cuba,  en la búsqueda de una sustancia bioactiva para emplearla como insecticida.

La institución dedicó, con resultados satisfactorios, más de un lustro a descubrir la utilidad de los atributos físico-químicos, presentes en la Sassafras albidum, para emplearlos en combatir las especies enemigas de los cafetales. 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 5 =