Canciller cubano rechaza nuevas medidas arbitrarias contra Cuba

Compartir...

Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, rechazó hoy enérgicamente las nuevas medidas coercitivas unilaterales contra Cuba anunciadas por el Secretario de Estado de Estados Unidos.

El Canciller antillano expresó en Twitter que estas acciones intentan impedir la cooperación médica internacional con naciones hermanas del Sur.

Pompeo debe saber que responderemos a sus calumnias con más firmeza y determinación. #VamosPorMás, dijo en el tuit el diplomático.

Hoteles y casas editoriales se encuentran entre las nuevas entidades cubanas sumadas a una lista unilateral y arbitraria elaborada por el Departamento de Estado como parte de su política de creciente hostilidad hacia la isla caribeña.

Los hoteles Palacio Cueto, ubicado en el Centro Histórico de La Habana Vieja, y  Cayo Guillermo Resort Kempinski, en Jardines del Rey, en el norte de la provincia de Ciego de Ávila; se incorporan a la relación que ya contenía muchas instalaciones de ese tipo.

El Departamento de Estado sumó, además, a la Casa Editorial Verde Olivo, empresa editora perteneciente al Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias del país caribeño, y a la Editorial Capitán San Luis, adscrita al Ministerio del Interior.

La adición forma parte de la política adoptada por la administración de Donald Trump en aras de limitar el comercio con Cuba y los viajes de los ciudadanos de la nación norteña.

Esta medida impide también que los ciudadanos norteamericanos realicen transacciones financieras directas con las entidades incluidas.

Con la actualización, la lista agrupa ahora a más de 200 entidades y subentidades de la mayor de las Antillas, entre ellas empresas, sociedades anónimas, la Zona Especial de Desarrollo Mariel, y los ministerios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Interior, así como también la Policía Nacional Revolucionaria entre otras.

Ese grupo de entidades vetadas para los estadounidenses forma parte de las muchas acciones que adoptó la administración del presidente republicano desde su llegada al poder en enero de 2017 para revertir el acercamiento iniciado entre ambos países durante el ejecutivo previo.

Las nuevas adiciones ocurren después de que en los últimos meses el Gobierno norteamericano permitió la activación del polémico Título III de la Ley Helms-Burton, suspendió los viajes educativos grupales pueblo a pueblo, y vetó las salidas hacia la isla de los populares cruceros.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − cinco =