Camilo Cienfuegos

El homenaje más allá de una flor

Compartir...

Camilo CienfuegosGuantánamo.- Cuando se habla de Camilo Cienfuegos, su imagen emerge en el recuerdo del joven barbudo de gran sombrero y la más amplia de las sonrisas. Su figura está indisolublemente ligada a las batallas perentorias por la libertad definitiva de Cuba.

Su impronta de hombre sencillez extrema se entremezcla con su coraje. Fue uno de los 81 hombres que desembarcó con Fidel Castro en diciembre de 1956 del yate Granma para iniciar la lucha guerrillera en la Sierra Maestra. Protagonizó la invasión desde esas montañas hacia el occidente para librar en Yaguajay una batalla clave en la derrota del dictador Fulgencio Batista y en el triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959.  

No por casualidad el Che, su compañero inseparable, le dio el calificativo de “imagen del pueblo” porque él es exactamente eso: la estampa del cubano, del patriota que se rebela contra la injusticia para jugar el papel que le corresponde en su tiempo y dejar para las futuras generaciones un legado del patriotismo y arrojo que lo distinguen como hijo de esta tierra.

El 28 de octubre de 1959, con apenas 27 años, muere en un trágico acontecimiento cuando regresaba a La Habana tras neutralizar una conspiración contrarrevolucionaria en la provincia de Camagüey, dirigida por Hubert Matos, y su avioneta se extravió y desapareció en el mar sin dejar rastros.

Por eso, cada año en esa fecha varias generaciones de cubanos marchan en peregrinación hacia ríos y costas, es el tributo al símbolo de todo un pueblo que atravesando el tiempo emerge con su ejemplo de héroe para iluminar la senda victoriosa del devenir de miles de hombre y mujeres que le rinden homenaje a Camilo Cienfuegos más allá de una flor.

El 28 de octubre de 1959, muere en un trágico acontecimiento cuando regresaba a La Habana tras neutralizar una conspiración contrarrevolucionaria en la provincia de Camagüey, dirigida por Hubert Matos, y su avioneta se extravió y desapareció en el mar sin dejar rastros.

Por eso, cada año en esa fecha varias generaciones de cubanos marchan en peregrinación hacia ríos y costas, es el tributo al símbolo de todo un pueblo que atravesando el tiempo emerge con su ejemplo de héroe para iluminar la senda victoriosa del devenir de miles de hombre y mujeres que le rinden homenaje a Camilo Cienfuegos más allá de una flor.

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 5 =