Batallón ucraniano Azov en la mira de Congreso de EEUU

Compartir...

Batallón ucraniano Azov en la mira de Congreso de EEUU El batallón ucraniano Azov, de la Guardia nacional de Ucrania, fue focalizado por el Congreso de Estados Unidos como una estructura paramilitar peligrosa por su ideología neonazi, consignaron hoy medios de prensa.

 

Azov, uno de los comandos formados que participan desde abril de 2014 en la operación de castigo a las regiones de Donetsk y Lugansk, sureste ucraniano, está en la mira del Congreso estadounidense.

Tanto es así que la Cámara de Representantes aprobó la víspera una enmienda propuesta por los republicanos que prohíbe a los militares entrenar a los armados de Azov y suministrar a Ucrania complejos coheteriles móviles, que puedan caer en manos de esa formación, indica el periódico Kommersant.

Azov fue catalogado de “tercera fuerza” entre las partes que combaten en el territorio del Donbss, que no se subordinan en la actualidad al mando único del presidente Petro Poroshenko y desconocen los acuerdos de Minsk.

Igor Mosiichuk, excomandante del batallón y diputado del Partido Radical, declaró en febrero pasado que las avenencias de Minsk, de cara a un proceso de paz, significaban una traición nacional.

Uno de los autores de la iniciativa legislativa, el congresista John Conyers expresó a la prensa estar satisfecho porque “nuestros militares no entrenarán a ese odioso y deleznable batallón nazi Azov”, cita el diario ruso de mayor tirada.

Conyers apoyó la idea de evitar que los peligrosos sistemas coheteriles antiaéreos caigan en regiones inestables, según reprodujeron informativos aquí.

En declaraciones al cotidiano The Washington Post y a la agencia británica Reuters el congresista republicano advirtió de la amenaza que representa la citada estructura militar que exhibe símbolos nazis en su uniforme y como logo en sus armamentos lleva estampada la esvástica.

No obstante, señalaron informativos, el Congreso de Estados Unidos acusó otra vez a Rusia de desestabilizar la situación en Ucrania y propuso el desembolso de 200 millones de dólares adicionales para financiar asesoramiento militar, apoyo logístico y suministro de armamentos al ejército ucraniano.

La cancillería rusa afirmó al respecto en un comunicado que no existen fundamentos para esas acusaciones y solo pretenden distraer a la comunidad internacional sobre la comprensión de las causas reales de la crisis ucraniana.

Moscú desmintió igualmente el supuesto despliegue de tropas al sureste ucraniano y catalogó esas afirmaciones de falsa propaganda.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 3 =