Arlen de oro

Compartir...

Guantánamo.-La casa del boxeador Arlen López Cardona, en el barrio Sur de la ciudad de Guantánamo, vibra de emociones. Comienza el combate por la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y el entusiasmo sube de tono al ritmo de los golpes.

La pelea se pronostica difícil pues el rival es de calidad, pero Arlen sale impetuoso y logra combinar y pegar los mejores golpes para ganar de forma unánime el primer asalto 10-9, y comienza a gestarse la proeza.

Suena la campana y da inicio el segundo asalto. La porfía es fuerte, uno y otro boxeador no ceden, buscan constantemente al contrario para neutralizarlo. Arlen se muestra fuerte y decidido, busca al uzbeco y nuevamente es más efectivo en el golpeo y los jueces votan a su favor.

 Con la victoria y la gloria olímpica  en la mano, la madre del pugilista, Reina Cardona, sale de la habitación y se une al jolgorio que estremece la sala de la casa.

Se desarrolla el tercer y último asalto, el combate se intensifica, golpes de uno y otro buscan el rostro del rival, pasan los minutos, concluye la pela y Arlen López besa la gloria, se proclama campeón olímpico de los 75 Kg.

 En ese momento se desata la euforia en la casa de López Cardona, las emociones se desbordan, abrazos, felicitaciones, lágrimas alegres brotan de los ojos de Reina, la madre más feliz del planeta en ese momento.

 “Mi hijo, con solo tres años en el equipo nacional, ya tiene cuatro títulos, Centroamericano, Panamericano, Mundial y Olímpico. Estoy súper feliz, y jamás olvidaré lo que sucedió hoy en mi casa”, dice Reina Cardona bañada de inmensa alegría.

Con la medalla de oro de Arlen la delegación cubana sumó el quinto metal dorado en la cita estival, tres de ellas aportadas por el boxeo, pues con anterioridad Julio César La Cruz y Robeisis Ramírez, habían conseguido la hazaña.

Tras el formidable desempeño de Arlen López los boxeadores oriundos de la provincia de Guantánamo han ganado, en Juegos Olímpicos, 9 títulos, de ellos tres en las vitrinas del legendario Félix Savón.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + 2 =