Apertura al desarrollo

Compartir...

Cuba: Apertura al desarrolloGuantánamo.- “Cuba abrirá nuevos espacios para negociaciones con empresas extranjeras, mediante La segunda edición de Cubaindustria,  una convención y feria internacional del sector industrial, que busca expandir y modernizar su infraestructura”.

Las noticias relacionadas con la economía cubana, sus perspectivas de desarrollo, las nuevas oportunidades de negocios en la Zona de Desarrollo Especial de Mariel, y muchas otras son constantes en los últimos meses, y de trascendental importancia estratégica para el desarrollo de la nación.

Recordemos que no fue casual la aprobación por el Parlamento cubano de la nueva Ley para la Inversión Extranjera,  que constituye uno de los pasos más importantes dentro de la actualización del modelo económico.

Su ejecución requiere de premisas esenciales como las relacionadas a su correcta aplicación y que la población la conozca a cabalidad los detalles más importantes, para así enrumbarla hacia aquellos sectores más necesitados de capital, como los relacionados con el Transporte, la Agricultura, el Turismo, entre otros.

Lo que sí debe quedar claro es el propósito fundamental de esta apertura al capital foráneo: dar solución a las necesidades del país para alcanzar el desarrollo sostenible y próspero que tiene planeado la dirección del país, que incluye, por supuesto, la elevación de la calidad de vida del pueblo.

Algo está claro. Todos los cubanos no intervenimos directamente en la Ley, pero disfrutaremos de sus beneficios a corto y mediano plazos, ya que están bien claros los destinos de las inversiones previstas, que entre otros favores, incrementará las fuentes de empleo.

De igual manera queda bien plasmado que las inversiones podrán realizarse en la mayoría de los sectores del país, excepto la Salud, Educación,  y las instituciones armadas, éstas últimas solo pueden gestionar en sus sistemas empresariales.
Por otra parte, la Ley tiene un carácter eminentemente económico y así esta recogido en el texto. No desvirtúa ningún aspecto político, respeta la soberanía e independencia de la nación y  la protección del medio ambiente, entre otros factores de seguridad.

La Ley de Inversión Extranjera, con la Zona Económica Especial de Mariel como punta de lanza, es un complemento imprescindible para la economía cubana en su afán por despegar y conseguir el incremento necesario en la producción y eficiencia industrial, para así asegurar el desarrollo del país.

 

 

 

 

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + quince =