Acometen obra para mitigar efectos de la sequía en la ciudad de Guantánamo

Compartir...

Rehabilitación integral de los acueductos en GuantánamoGuantánamo.- Trabajadores de varias entidades de Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, INRH,  en la provincia, acometen la conexión del último tramo de la conductora Guaso con la red de abasto de la ciudad de Guantánamo  como parte de la rehabilitación integral de sus acueductos, programa destinado a mitigar los efectos de la sequía como manifestación del cambio climático global.

En 72 horas quedará sustituida definitivamente la vieja tubería que en el límite noroeste de la urbe, en el nombrado nodo 106, une el sistema de distribución a las dos conductoras de polietileno de alta densidad (PEAD), de gran diámetro, que vienen desde la potabilizadora Guaso, distante unos 6 kilómetros, que constituyeron la etapa inicial de la inversión. 

“Por su deterioro estimamos se perdían 100 de los 900 litros por segundo que la presa Faustino Pérez está dando a la ciudad, explicó Alfredo Correa Álvarez, delegado provincial del INRH, sin embargo, las labores iniciadas el martes favorecerán a 60 mil residentes de las zonas centro, norte y oeste de la urbe, así como del área más antigua del reparto Caribe y el barrio de Los Cocos” .

Agregó que otro propósito es darle valor de uso al nuevo segmento de 1,8 kilómetros de tubería de PEAD colocado en septiembre de 2016, a un costo cercano al millón de pesos, cuya conexión entonces fue pospuesta por la necesidad de dirigir esfuerzos y recursos a la reparación de 63 acueductos devastados por el huracán Matthew.

Para entrar a la ciudad la conductora salva el obstáculo que es el río Bano adosada a un costado de un transitado puente, conocido como Barceló, pues hasta la década del 60 del pasado siglo existió allí uno de hierro bautizado con el nombre de José Rafael Barceló Reyes, gobernador de la otrora provincia de Oriente bajo el régimen de Gerardo Machado.

Las labores en marcha comprenden la excavación en el nodo 106 y cerca de la intersección de las calles José Martí y 13 Norte para cortar la vieja tubería principal, conectar la nueva y unir a ésta tres conductoras de distribución de pequeño diámetro que proveen de agua al barrio de Los Cocos.

Álvarez subrayó que el cambio dará mayor seguridad hídrica a la sexta ciudad más poblada de Cuba, pues elimina pérdidas en la conducción, no solo de agua sino además de cloro gas y energía eléctrica; garantiza la potabilidad del líquido y previene posibles averías ya que los tubos de PEAD pueden ser explotados durante 50 años con un mantenimiento poco costoso.

Enfatizó que esta acción soluciona planteamientos hechos por la población durante el recién concluido cuarto proceso de rendición de cuenta de los delegados del Poder Popular a sus electores referidos a la inestabilidad en el abasto de agua en la capital provincial.

Afirmó también que los trabajadores que ejecutan la labor laborarán de forma ininterrumpida con la intención de finalizarla en el plazo más breve posible, aunque convocó a ahorrar al máximo el agua de que dispone a la población afectada por la interrupción provisional del servicio.

Entre otras entidades cooperan las empresas provinciales de Acueductos y Alcantarillados y de Aprovechamiento Hidráulico, además de las unidades empresariales de base (UEB) de Mantenimiento y Rehabilitación de Obras Hidráulicas; de Servicios Ingenieros Hidráulicos y de Proyectos Hidráulicos.

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + diecisiete =