Google Analytics Alternative Gracias profe, gracias “Gabo”
marketing digitalapps para android

Gracias profe, gracias “Gabo”

Escrito por Rodny Alcolea Olivares el . Publicado en Nacionales

Gracias profe, gracias “Gabo”Guantánamo.- "Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de 20 casas de barro..."

Confieso que a este archiconocido texto no llegué por voluntad propia. Fue ya hace más de dos décadas, durante mis primeros años de universitario.

En una de las clases de Literatura Latinoamericana, una apasionada, pero muy sobria profesora, demasiado sobria para mi gusto, se empeñaba en lograr mi concentración hacia Cien años de Soledad, ese monumento de Gabriel García Márquez, además de retrato realista y mágico de nuestros pueblos.

En un momento de la clase, y ante no tolerar más mis indisciplinas. La profe, tras retirar los espejuelos de su rostro me preguntó – Alcolea : ¿a usted no le interesa Cien años de Soledad?. Y yo ni corto ni perezoso le respondí – No,  no me interesa ni Cien años de Soledad, ni Gabriel García Márquez, ni esta clase.

La docente, tranquila con una pedagógica parsimonia se reservó a contestar: Bien, retírese de la clase, y le sugiero que si desea aprobar el semestre lea al Gabo, lealo. Su promesa fue cumplida: tuve que comenzar a leer su obra, comenzando por Las aventuras de Miguel Litín en Chile, joya del reportaje periodístico.

Las ansias de no perder el año me obligó al principio, sólo al principio a leer Cien años de Soledad, El Amor en los tiempos del Colera, El General en su laberinto, y  cuantas obras del Premio Nobel Latinoamericano llegaba a mis manos. Así, poco a poco, llegó la pasión, el amor por su obra.

Hoy 6 de marzo, este colombiano universal, este amigo de Cuba y de Fidel, cumpliría 91 años. Y solo se me ocurre darle las gracias a esa profesora sobria que por parto o tal vez por cesárea me llevó a su literatura y vida toda.

Gracias, Gabo por hacerme ver como en su monumental obra que “las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra”.

 

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios