Web Analytics /*Google Analytics Alternative */ 121 años de un puñal en la bahía de Guantánamo */
marketing digitalapps para android

121 años de un puñal en la bahía de Guantánamo

Escrito por Rodny Alcolea Olivares el . Publicado en Guantánamo

Bahía de GuantánamoGuantánamo.- La lejana noche del 30 de abril de 1494, entra en la historia la bella bahía de bolsa de Guantánamo como el momento en que el Gran Almirante Cristóbal Colón, en su segundo viaje a América, desembarca en Punta Pescadores. Su admiración es tal que lo lleva a denominarla Puerto Grande.

Fascinado con la ensenada y la geografía toda de la región anota en su Diario de Navegación: “Empezó a costear a Cuba […] y entró en el que llamó Puerto Grande, cuya entrada era profundísima y tenía de boca 150 pasos; aquí echó anclas y tomó refresco de peces asados y hutías, de que los indios tenían grande abundancia, y el día siguiente 1 de mayo, salió de allí navegando a lo largo de la costa, en la cual halló puertos muy cómodos, de bellísimos ríos y montañas altísimas”.

Diferentes fuentes bibliográficas citadas por el profesor de la Universidad de Guantánamo Wilfredo Sánchez Cremé en la conferencia “Antecedentes del establecimiento de la base militar yanqui” , aseguran que para mediados de 1510, el adelantado conquistador español Diego Velázquez desembarca en una de sus ensenadas interiores, a la que llamó Puerto Palmas, y luego desde allí parte para fundar un año después la Villa de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa, dándose inicio a la conquista y colonización de Cuba.

Durante el siglo XVII, Inglaterra disputa a España sus territorios coloniales, y el 18 de julio de 1741 la flota del almirante Edward Vernon ocupa la bahía de Guantánamo, para convertirla en base naval, en su intento por dominar a Santiago de Cuba. Desde entonces España queda advertida de la importancia estratégica de esta ensenada.

Pronto también el naciente imperialismo norteamericano, en sus ansias expansionistas vislumbró la importancia de poseer la bahía de Guantánamo, en su afán de dominar la América toda.

Bajo el pretexto de la voladura del Maine, el 15 de febrero de 1898, la Resolución Conjunta autorizó al presidente de los Estados Unidos el uso de la fuerza para eliminar el gobierno español en Cuba. Se daba inicio a la guerra hispano–cubano-estadounidense, uno de los acontecimientos internacionales más relevantes de finales del siglo XIX.

Hace 121 años el 10 de junio de 1898, es por  Guantánamo el primer lugar de Cuba por donde desembarcan fuerzas del ejército estadounidenses. Desde entonces un puñal está clavado en el corazón de la bahía guantanamera, y la presencia militar yanqui es ilegal.

El 12 de junio de 1901, en condiciones de la ocupación militar de la isla por EE.UU se había incorporado como apéndice a la Constitución de la República , la Enmienda Platt, que articulaba los fundamentos esenciales que posibilitaron al gobierno de Estados Unidos imponer su voluntad como fuerza ocupante en la Isla.

En febrero de 1903, el sumiso presidente cubano Tomás Estrada Palma, bajo la presión que impone la ocupación militar de los EE.UU, suscribe con el gobierno estadounidense un documento conocido por Convenio de la Base Naval de Guantánamo, que disponía el arriendo a ese país de estaciones navales y carboneras.

Mucha es la historia de vejaciones ocurrida desde la base y joven sangre cubana se ha derramado por actos cometidos desde ese ilegal recinto, sobre todo, tras el Triunfo de la Revolución Cubana. Por eso sobran razones para que Cuba toda y en especial los guantanameros continuemos reclamando los 117, 7 kilómetros cuadrados que hoy ocupa este enclave militar yanqui, un territorio que es cubano, guantanamero, y que nos pertenece.

 

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios