Google Analytics Alternative ¿Quién es el mejor amigo del perro?
marketing digitalapps para android

¿Quién es el mejor amigo del perro?

Escrito por Deyanira López Torres el . Publicado en Guantánamo

Guantánamo. - Canela, como yo le llamo, apareció en el barrio un día cualquiera. Muy delgada, con hambre, casi sin pelo. Se hizo dueña de la construcción de al lado, es su territorio, ¡cómo lo cuida! Los verdaderos propietarios del solar ni la miran, no le agradecen lo que desinteresadamente y sin retribución alguna, hace por ellos.

Es digna de lástima, tiene tanto miedo a todo lo que se mueve, que ni siquiera permite que ningún ser humano se le acerque. Un trozo de pan puede ser un misíl, no lo acepta, no quiere nada con el hombre, se alimenta de lo que aparece, no nos necesita.

¿Por qué será?, me imagino que el maltrato que ha sufrido de mano de alguno de nosotros no lo olvida nunca. Por eso vive sola, al margen de aquellos a los que identifica como un peligro. Su colita no se mueve por nada ni por nadie, es, a mi entender, un canino muy inteligente que decidió ser independiente del ser que para ella no es su mejor amigo.

Como Canela, muchos animales son abandonados a su suerte, porque las familias en las que nacieron no pueden darles cobijo, pero no toman las medidas pertinentes para evitar que sus mascotas continúen procreando.

Otra situación bastante penosa es el pésimo trato que proporcionan algunos cocheros a los caballos. Esos nobles animales que bajo el sol colaboran con la transportación de nuestro pueblo, sufren bajo en castigo inmisericorde del látigo, cuando bajo el sol, no pueden caminar más por el agotamiento.

¿Qué podemos hacer? Volvernos Quijotes, alzar la voz, educar a nuestros niños y jóvenes en el cuidado de nuestras mascotas y el resto de los animales que nos rodean, con la plena consciencia de que se trata de una vida que merece nuestro respeto y consideración, aun cuando su existencia pueda parecernos insignificante o intrascendental. Nuestro amor por los animales, su cuidado, solo hacen reafirmar nuestra condición como seres humanos de una calidad superior, para que historias como la de Canela, no se repitan en cada uno de los barrios de Guantánamo.

 

 

 

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios