Web Analytics /*Google Analytics Alternative */ Lo mejor por venir */
marketing digitalapps para android

Lo mejor por venir

Escrito por Tomado de Granma el . Publicado en Deportes

Mientras Holanda y Japón ya viajan a Los Ángeles con los boletos semifinalistas del IV Clásico Mundial de Béisbol en el bolsillo —justo como sucedió hace cuatro años—, la batalla por los otros cupos en San Diego al parecer no se definirá hasta el fin de semana, cuando bajen las cortinas de la segunda ronda en la urbe californiana.

Puerto Rico y Estados Unidos, que se miden este viernes en la noche en el Petco Park, vencieron en sus primeros compromisos a República Dominicana y Venezuela, respectivamente, estos dos últimos envueltos en un crucial choque al cierre de la presente edición. Y digo crucial porque el perdedor quedaría con balance de 0-2 a falta de sus encuentros conclusivos de la llave: los quisqueyanos ante los norteños, y los morochos contra los boricuas. Esos duelos serán muy complicados a todas luces. Ya los actuales monarcas desbancaron al plantel de Jim Ley­­land, en Miami, pero sudaron la gota gorda con una remontada en las postrimerías gracias a jonrones de Nelson Cruz y Starling Marte ante uno de los mejores relevistas de las Grandes Ligas: Andrew Miller.

Por su parte, Venezuela vivió una pesadilla (nocao de 11-0) frente a los puertorriqueños. Pero concentremos las miradas en el encuentro de este viernes, en el cual se miden los invictos de la segunda ronda en San Diego: boricuas y estadounidenses. Los de la Isla del Encanto no han perdido ningún juego en el Clásico. Arrasaron en Jalisco en la primera ronda (29 carreras anotadas y siete permitidas en tres partidos) y confirmaron su gran forma al cortarle la racha de 11 triunfos al hilo en el certamen a los dominicanos, sumando sus sonrisas desde el 2009. El trío de Carlos Correa, Francisco Lindor y Javier Báez, las perlas del béisbol boricua, unido a las muchas horas de vuelo de Yadier Molina y Carlos Beltrán (dos hombres con 16 Juegos de Estrellas en MLB) componen la columna vertebral de la escuadra, que también ha mostrado poderío en el pitcheo. Justo uno de sus serpentineros más efectivos en el actual torneo será el encargado de abrir esta noche, el derecho Seth Lugo.

Con solo una temporada de experiencia en las Mayores, el tirador de 27 años fue un enigma para la tanda venezolana de Miguel Cabrera, José Altuve y compañía, a quienes dejó en un jit hace una semana. Ahora le espera otro desafío frente a Estados Unidos, novena que ha vivido un poco más al límite, pero ha mostrado su sangre fría en varios trances. Contra los sorprendentes colombianos remontaron, y en el choque del pasado miércoles mostraron su versión más letal con jonrones Adam Jones y Eric Hosmer en el octavo capítulo para enterrar a la vinotinto.

Si bien su poder ofensivo no se ha desatado por completo, los norteños han presentado un conjunto competitivo y comprometido con la camiseta. Además, al mentor Jim Leyland, hombre con más de 1 700 victorias en Grandes Ligas durante 22 años, no le ha temblado el pulso para mover su alineación y sentar a los bates más fríos. Quienes sí han respondido con un rendimiento excepcional en el plantel estadounidense son los abridores. Los derechos Chris Archer y Marcus Stroman (abridor de este viernes), y los zurdos Danny Duffy y Drew Smily suman 17.1 innings con una carrera sucia, 22 ponches y cero boletos. El relevo no ha sido tan consistente, pero ese bullpen salvó 123 choques en la MLB la pasada campaña y debe ser más resolutivo en los próximos retos.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios