Web Analytics /*Google Analytics Alternative */ El ejemplo de Maceo */
marketing digitalapps para android

El ejemplo de Maceo

Escrito por Oreste Rios el . Publicado en Oreste Ríos

El ejemplo de Antonio MaceoGuantánamo.- “Mi deber con mi patria y mis propias convicciones políticas trascienden todo esfuerzo humano y, por ellos, me elevaré al pedestal de la libertad o moriré peleando por la redención de esta tierra”. Así expresó Antonio Maceo en una ocasión, y cumplió cabalmente con su palabra.

En sus ardores por emancipar a los cubanos, el Lugarteniente General Antonio Maceo, participó en más de 500 acciones militares y recibió 26 heridas de bala durante su lucha por la independencia de la Patria.

Su caída en combate en Punta Brava, el 7 de diciembre de 1896, junto a su ayudante, Panchito Gómez Toro, fue un día triste para Cuba, pero fue también un momento de inspiración para la lucha contra el colonialismo español que vio en el Titán de Bronce a un hombre indomable y heroico.

Al conmemorarse 121 años de la caída en combate, recordamos una vez más su firme posición en contra del colonialismo, el racismo y la injusticia, que lo convirtieron en defensor de los derechos civiles durante la lucha por la libertad y la fraternidad en su querida isla del Caribe.

He aquí un hombre que alcanzó la grandeza desde un origen humilde, su recuerdo inspira a muchos  pueblos de nuestra región en la consecución de elevados objetivos, independientemente de los obstáculos que enfrentemos. 

No en balde fue Maceo un combatiente astuto y decidido, pues fue su propia madre quien lo entregó a la lucha por la Revolución. Los libros de Historia relatan que en octubre de 1868, dos semanas después del Grito de Yara, su querida madre reunió a su esposo y a sus 13 hijos y les pidió que juraran batallar hasta que Cuba fuera independiente o hasta que murieran en el intento.

Maceo jamás cejó en la materialización de esa promesa.  El aporte de él y otros luchadores a la configuración de la historia y a la independencia de la República de Cuba, sentaron las bases para el aporte desinteresado de Cuba a países, pueblos y causas en todo el mundo.

El ejemplo de Ma­ceo no es ya una cuestión de historia, es una lección para el futuro.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios