Google Analytics Alternative A cumplir con honra el encargo popular

A cumplir con honra el encargo popular

Escrito por Isaac García el . Publicado en Isaac García

A cumplir con honra el encargo popularGuantánamo.- Vi sus rostros… En ninguno observé vanidad, solo una mezcla de orgullo y compromiso con su pueblo, entendidos en las enseñanzas del Apóstol.

Durante la República romana, y posteriormente el Imperio, la silla curul era el sitial sobre el cual los magistrados veteranos o los promagistrados que poseían imperio tenían derecho a sentarse... Vigente el pensamiento del Héroe Nacional José Martí, quien refirió que el Diputado, agrego también el Delegado,  es el encargado por el pueblo para que estudie la situación, para que examine sus males, para que los remedie.

El Maestro, en sus constantes preceptos, refirió que la silla curul es la misión, no la recompensa de un talento inútil, no es el premio de una elocuencia incipiente, sino que se viene a ella por el mérito propio, por el esfuerzo constante.

Este 25 quedó constituida la Asamblea Provincial del Poder Popular en Guantánamo y ratificada su Presidenta, la Dr.Sc. Nancy Acosta Hernández y su Vicepresidente, Emilio Matos Mosqueda. Luego sus 75 delegados y 31 diputados desarrollaron la Primera Sesión Ordinaria del Duodécimo período de mandato.

La esencia democrática el Sistema Electoral Cubano en estricto cumplimiento de la Ley 72 de 1992, concedió el derecho a todos los ciudadanos con capacidad legal para ello, a intervenir en la dirección del Estado, a través de sus representantes.

Como el Partido no propone, no postula, ni promueve candidatos, sino que es el pueblo, los electores,  quienes ostentan la facultad para proponer, nominar y elegir, derecho que cristalizan en asambleas públicas, en acto libre y soberano, del pueblo salieron quienes desde este día ocupan las sillas curules.

No habrán privilegios sino deber, compromiso con el cumplimiento de la misión, no hay recompensa de un talento inútil que no sea la confianza depositada por ese pueblo en sus representantes, no hay mayor premio de una elocuencia incipiente que aceptar el mandato de los electores, porque solo motiva a quienes vinieron a la silla curul por el mérito propio, por el esfuerzo constante, la continuidad del sistema que construimos, independientes y soberanos, que aprecia su pueblo.

Como Martí, al pueblo se deben los diputados y delegados que desde este día asumen el nuevo mandato, porque: “El gobierno es un encargo popular, dalo el pueblo, a su satisfacción debe ejercerse: debe consultarse su voluntad, según sus aspiraciones, oír su voz necesitada, no volver nunca el poder recibido contra las confiadas manos que nos lo dieron, y que son únicas dueñas suyas”.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios